domingo, 24 de abril de 2011

Comienzo (Parte II)


Año 2005. Dentro de mi búsqueda de un trabajo para subsistir se me entrego una oportunidad de unos cursos laborales que entregaba el gobierno de forma gratuita, hasta ese momento había cursado la mitad de mi secundaria, ellos no me la exigían. Los cursos eran varios, claro preferentemente para hombres pero aun así me arriesgue y elegí uno del cual tenia mayor dominio (instalación y mantención de circuitos electrónicos de seguridad) suena un poco difícil de realizar, en el fondo era instalador y programador de alarmas, pero si algo aprendí dentro de mi matrimonio fue a rescatar todo lo bueno y unas de esas cosas era el conocimiento de electrónica ya que mi ex marido es técnico en electrónica. Tuve que dar una prueba sicológica la cual gracias a Dios la pase. El curso se componía de un total de 16 alumnos dos éramos mujeres, debo reconocer que nadie daba un peso por mi, nadie creía en mi, pero yo si creía en mi, lo que nunca deje de reconocer fue la protección y ayuda de Dios y el apoyo de la directora del lugar, ella tenia puestas todas las esperanzas en mi, eso me alentaba aun mas en seguir adelante. El curso duraba cuatro meses, pasado ese tiempo llegaba lo mas difícil, la practica la cual se debía realizar en alguna empresa del mismo rubro que nos ponía aprueba por 2 meses mas menos si lo hacías bien quedabas contratado de forma permanente, existía un solo detalle, no me aceptaban porque era mujer, que irónico, el hombre ama a la mujer, desea a la mujer pero en tema de trabajo la ignora o menosprecia, generalmente. Pasaron varios meses en espera de una oportunidad de trabajo en lo que había estudiado, hasta que llego la oportunidad, oportunidad que no se había dado a nadie en ese momento a lo largo del tiempo que se habían impartido los cursos. Era una entrevista en una de las más prestigiosas empresas de seguridad a lo largo de latino América, previo a la entrevista me entregan un cuestionario con mas o menos 300 preguntas, todas las conteste ya que eran con alternativas era un desafío para mi, desafío que disfrute. La persona que me entrevisto era la jefa del área de call center, me hacia muchas preguntas relacionadas con atención de servicio al cliente a lo cual no tenia ninguna experiencia yo solo iba con una capacitación para instalar alarmas y programarlas, cuando ella se entero me mira a los ojos y me dice, quedaste, si quedaste yo sorprendida le pregunte cuando me presentaba a realizar la practica laboral y me dice que mañana mismo y no a practica si con un contrato a 3 mese y si mi desempeño es bueno pasaría a contrato indefinido, es emocionante para mi ya que de un momento a otro, de no tener trabajo pasaba a tener uno y era el mejor de todos.
Han pasado 5 años desde esa entrevista y aun sigo en esa empresa, he pasado por cuatro áreas diferentes llegando a tener una de las mas altas en relación a servicio al cliente que es asistente técnico en línea, es decir entrego a través de la línea telefónica asistencia técnica a clientes con problemas en sus alarmas, a veces las logro reparar o reprogramar y eso ya me satisface, porque he podido realizar un trabajo que me gusta y lo he hecho sin riegos a exponerme a la calle al frío a la lluvia o calores extremos y además gano buen dinero, he sido perseverante y siempre optimista ante la vida que se me entrego.
Para terminar les quiero informar que hace un año me diagnosticaron una enfermedad en la cual según médicos y la ayuda de 12 pastillas diarias me darían un plazo máximo de vida de 9 años, pero estoy segura que serán muchos años mas, ya que si fui capaz de doblar la mano al destino una ves, puedo hacerlo muchas veces mas, creo lo que soy y soy fuerte, grande y poderosa.
Infinitas gracias doy a mi Dios y Señor y a que solo a su gran amor y misericordia amanezco cada día más linda y feliz.

Si has leído esta historia piensa que todo se puede, si realmente lo deseas con toda el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada